DE CÓMO LA INDUSTRIA DE LA MODA ESTÁ AYUDANDO A ACABAR CON EL PLANETA | (Y QUÉ TENEMOS QUÉ HACER PARA EVITARLO)

by - mayo 11, 2018


Nos hemos acostumbrado a correr cada vez que una marca/tienda de ropa se pone en liquidación. Cada vez que hay un cyber day. O simplemente, cada vez que vemos la cartera X en el blog/redes de la chica X. Muchas veces esas prendas/accesorios quedan olvidados en un rincón del armario, no sobrevivieron al primer lavado o, peor aún, las "botamos" porque "ya no están de moda". ¿Y qué hacemos luego? Pues nada. Seguimos comprando más y más. 

La industria de la moda crece de manera desmesurada cada año. Tenemos de todo: las marcas chinas que generan toneladas de prendas y las de "alta costura" o "marcas independientes" que producen en menor escala.

Toda esta producción (que según algunos estudios llega a ser 100.000 millones de prendas a nivel mundial por año) tiene un fuerte impacto ecológico. La razón es simple y alarmante: mientras más prendas se producen, más prendas desechamos. ¿y qué ocurre con esas prendas que botamos? Al igual que la basura como el plástico; demoran años de años en degradarse. Además, la excesiva producción lleva a las grandes empresas a fabricar sin ningún tipo de responsabilidad medio ambiental. Es decir, que no les importa si están contaminando el suelo y el agua. 

Las fast fashion (tiendas que ofrecen lo último de las tendencias a menor precio - y obviamente menor calidad) son señaladas como las mayores responsables de esta "contaminación". Esto es por su alta producción que pasó de dos colecciones al año (primavera-verano y otoño-invierno) a renovaciones casi mensuales de sus diversas colecciones. Sus atractivos precios, sus constantes liquidaciones (en los que puedes encontrar prendas desde 5 soles) y esa necesidad de vendernos "tendencias" para lucir lo que nos dictan las influenciadoras; han logrado que millones de personas compren desmesuradamente (sin importarles la calidad de lo que adquieren), renueven el closet casi diariamente y boten kilos de kilos de telas.

Procuramos no utilizar bolsas, vasos, platos, sorbetes, y otros productos de plástico. Pero... ¿y que hay con la ropa? 

La industria textil ha llegado a ser la segunda más contaminante del mundo. Esta constante producción se debe a un círculo vicioso que inicia con la necesidad de lucir las prendas "que están de moda" y conseguirlas a un "buen precio". Es aquí donde ingresan las fast fashion - tiendas por departamento y tiendas como Zara, Forever 21 y H&M; que ofrecen tendencias a través de prendas muy económicas. Y las cuales, en momentos de "Sale", llegan a bajar hasta los 5 soles; debido a que sus prendas bajan su nivel de calidad (más poliéster y menos algodón). ¡Y cuidado! Es justamente el "poliéster" una fibra que demora mucho años en degradarse. 



¿Qué puedes hacer para detener este problema? Cómo bien sabemos, el cambio inicia por nosotros mismos. Ya sabemos que todo es parte del consumismo, entonces es algo obvio que la respuesta sea dejar de comprar compulsivamente. Reducir nuestro consumo para que menos prendas mueran en menos de un año. De esta manera reduciríamos considerablemente las emisiones contaminantes.


- OK. Soy compradora compulsiva y quiero cambiar desde hoy. ¿Qué hago con toda esa ropa que estoy a punto de desechar? 

Esas prendas que ya no te sirven, pueden ser necesarias para otras personas. Si están en buen estado, revisa su funcionalidad y dónalas a las ONG´s y albergues.

Puedes organizar un "intercambio de closet" con tus amigas. Cada una lleva las prendas y accesorios que ya no utilice - y estén en buen estado - y lo cambia por algo de la amiga que sí le agrade.

"Ten en cuenta que muchas dejamos de usar una prenda no porque esté vieja, sino porque ya nos aburrimos de usarla o porque ya no nos queda". 

Y si quieres generar un ingreso extra: ¡véndelos!

- ¿Vender? ¡Pero si ya lo usé!

¡Pues sí! Antes, comprar ropa usada no era cool, pero gracias a los "bloggers/closet sale" y al gusto de usar "ropa vintage"; pagar dinero por ropa que tuvo una dueña anterior ahora es algo por lo que hasta se hacen largas colas.

Las bloggeras o influenciadoras de moda suelen renovar su closet cada vez que pestañean. Bueno, solo algunas. Como su chamba es "mostrar lo que está de moda y recomendar cómo complementar cada look", es obligado que cuenten con una amplia variedad de prendas que se acomoden a las últimas tendencias. Ya sea que lo hayan pagado, por canje o regalo de alguna marca; la cantidad de prendas/accesorios que llegan a acumular es envidiable. Y por esta razón, muchas de ellas suelen organizar cada cierto tiempo sus "closet sale" en el que ponen a disposición de sus seguidoras prendas y accesorios nuevos, casi nuevos (que han usado solo para fotos), y semi nuevos (sí, todos están en excelente estado) a precios muy asequibles. Si quieres ahorrar, lucir ropa bonita y de tendencia, y encima ayudar al planeta: ¡esta es una excelente opción!

  
- ¡Ok! ¡Me convenciste! Y ahora...¿dónde consigo ropa de segunda con 3B?

Tienes varias opciones:
1. Puedes estar atentas a las redes sociales de las bloggeras de moda de tu localidad y agendar el día que harán una "venta de closet". La mayoría se junta en grupos y eso te da el beneficio de tener más opciones de estilo.
2. También hay bloggeras que hacen venta virtual a través de sus redes sociales. Publican imágenes en sus stories de Instagram y ,obviamente, el que lo ve primero se lo lleva. (Infiltrada suele hacer este sale virtual constantemente).
3. Otras influenciadoras utilizan plataformas webs como Hello Stranger (Pink Chic y Kiara Ventura están ahí).
4. También podrías buscar en las Ferias de Pulgas y en páginas como Las Traperas Al Peso Shop.
5. Finalmente, si pones un anuncio en grupos de Facebook como: El buen dato u Otro buen dato, solicitando ropa de segunda (hasta para niños), han un sinfín de personas que te responden al instante y te mandan por inbox fotos de las prendas que tienen. 


- Ya. Pero a todo esto... ¿Las marcas no hacen nada para evitar esta contaminación?

En realidad hay muchas marcas que se están sumando a hacer una industria más sostenible. H&M es una de ellas. A pesar de ser una de las fast fashion que generan toneladas de prendas, tiene la línea Conscious; que es una colección limitada hecha a base de materiales orgánicos y reciclados. También, es la mayor compradora mundial de algodón orgánico y solo utiliza poliéster reciclado. Además, la marca sueca tiene un programa de reciclaje a nivel mundial en el que uno puede dejar las prendas que ya no utilice, sea cual sea la marca y sin importar el estado en el que esté, y recibir a cambio vales de compra.


Para terminar, comparto con ustedes un par de videos que muestran la crueldad de la que somos parte. Pues mientras vivimos "a la moda" disfrutando del shopping y haciendo los "hauls" de toooodo lo que compramos; es el otro extremo del mundo el que paga esto... y con intereses.

Detox: Es el nombre de la campaña global propuesta por Greenpeace para combatir la contaminación ocasionada por las fábricas textiles. Esta campaña, con el apoyo de artistas, diseñadores, modelos, activistas y bloggers; busca desafiar a grandes empresas como Victoria´s Secret, Zara, Levi's, entre otras; para que tomen conciencia de la situación y eliminen los químicos peligrosos de sus productos y su cadena de producción.


Ciudades Textiles en la sombra de la contaminación: Este es un documental realizado por Greenpeace que muestra como algunas ciudades de China han caído bajo la contaminación de sus aguas por parte de empresas textiles que vierten sus residuos de pinturas y químicos en los ríos y mares, causando diversos tipos de enfermedades en los lugareños como el cáncer. Sí, algo así como la historia de Erin Brockovich.

   



You May Also Like

0 comentarios