¡DESPÍDETE DE LOS POROS ABIERTOS!

by - febrero 17, 2018


Los poros abiertos suelen ser el terror de toda chica, y chico. Muchos tratamos de ocultarlos o disimularlos con maquillaje y otras técnicas de belleza novedosas. Pero, ante todo debemos de identificar cuáles son los factores que ocasionan que este problema sea más notorio; entre ellos el no desmaquillarnos bien, el sol, la contaminación ambiental, la genética y utilizar productos que no son adecuados para el cuidado de nuestra piel. Y ¿cómo mejorar su aspecto? 

Al tener los poros abiertos somos más propensos a acumular bacterias, células muertas e impurezas, los cuales con el tiempo se convierten en puntos negros o acné. Por ello, es importante mantener una buena limpieza que, en realidad, no es tan complicada:

° Antes de dormir retírate todo el maquillaje que tengas.
° Después de retirarte todo el maquillaje, lava tu rostro con agua y tu jabón facial favorito.
° Exfoliar tu piel es la mejor manera de retirar la suciedad y las células muertas. 
° Hidrata tu piel con una crema hidratante.
° Utilizar loción tónica ayuda a disminuir la apariencia de los poros abiertos.


El uso de mascarillas es una buena opción para obtener una limpieza más profunda. Actualmente en el mercado podrás encontrar diversos tipos de mascarillas como de arcilla, carbón activado, frutales, etc. Si tienes una piel muy sensible, lo recomendable es que primero consultes con tu dermatólogo. O también podrías realizar la prueba de alergia en casa (aplicar el producto en tu antebrazo y dejar sin lavar esa zona de 24 a 48 horas) para asegurarte que el producto no te caerá mal. 

Ahora que si eres de las que prefieren lo casero, acá te comparto algunas recetas que te ayudarán a tener una piel más linda y con los poros más reducidos:

CÁSCARA DE PAPAYA: Después de lavarte bien el rostro, frótate el rostro con la parte interior de la cáscara, recién cortada, y déjalo actuar por 15 minutos.

CLARA DE HUEVO: Combina la clara de un huevo con una cucharadita de maizena y forma una pasta cremosa. Aplica en el rostro y deja actuar por 20 minutos o hasta que se seque por completo.

JUGO DE LIMÓN: Extrae el jugo de un limón y con un algodón aplícatelo en el rostro dando golpecitos suaves. Deja actuar por 10 minutos y enjuaga. Recuerda realizar este tratamiento por las noches para evitar el contacto con el sol. 

MIEL CON AZÚCAR: Mezcla dos cucharadas de miel con una de azúcar y aplica en el rostro con suaves masajes circulares. Deja actuar por 10 minutos y enjuaga con agua fría.

You May Also Like

0 comentarios