fondo pagina

fondo pagina

5 ERRORES QUE ESTÁS COMETIENDO A LA HORA DE LAVARTE EL CABELLO

5.9.17


Desde que empecé a sufrir una considerable perdida de cabello, me volví medio obsesiva con el tema de los shampoos y productos para el cuidado del cabello. Además, empecé a leer mucho sobre las razones de la caída y cómo nuestros propios hábitos pueden alterar visiblemente a nuestro cuerpo. Es de esta manera que me enteré que muchas de nosotras tenemos rutinas de belleza que, sin darnos cuenta, nos afecta desfavorablemente. Hoy te quiero compartir algunos datos que deberías dejar de hacer si quieres tener un cabello lindo y sano.

CAMBIAR CONSTANTEMENTE DE SHAMPOO: Esto es algo demasiado cierto. Mi mamá siempre me decía que cambiar de shampoo a cada rato me sacaría caspa, pero en realidad esta no es la única razón por la que deberíamos de ser fiel a un solo shampoo. En realidad, el usar un shampoo X (y toda su gama: acondicionador, mascarilla, etc.) hace que nos acostumbremos a él, pero sí es muy cierto que llega un punto en el que ya no visualizamos - ni sentimos - sus beneficios, y quizá sea ese el momento de pedir un cambio. Si vas a cambiar de shampoo, primero evalúa el estado de tu cuero cabelludo para saber que producto usar: Hazte una raya en medio y observa la coloración de la piel. Si es blanca, es normal; si es rojiza, es un cuero cabelludo sensible; si es amarillenta y brillante, es graso; si es grisácea y mate, tienes problemas de riego sanguíneo y deberás de probar productos que tengan mentol; si presenta escamas, tienes caspa. 

NO HACER UN PRE WASH: Antes de lavarnos el cabello deberíamos de cepillarlo. Esta es una acción que muy pocas chicas hacen, sobre todo si eres una workaholic y no tienes tiempo ni para dejar actuar el acondicionador. Cepillar nuestro cabello ayudará a eliminar los productos que nos hayamos aplicado (como fijadores, shampoo en seco, etc.) Pero como de eliminar residuos se trata, no debemos de olvidar de peinarnos antes de irnos a la cama.

EL AGUA CALIENTE EN INVIERNO: Teniendo en cuenta que estamos con unas mañanas de Alaska, es comprensible que muchas de nosotras no podamos sobrevivir sin el baño caliente. Sin embargo, lavarnos la cabeza con agua demasiado caliente, abre la cutícula del cabello. Por lo que deberemos de ser valientes y enjuagarnos el cabello con agua fría, así conseguiremos un cabello más sano, fuerte y con más brillo.

NO DEJAR ACTUAR: Un correcto lavado implica primero lavar suavemente el cabello, sin hacer círculos para no enredarlo, luego enjuagarlo bien y hacer un nuevo lavado de raíz a puntas. Pero aquí lo más importante es dejar actuar el producto que usemos, para que podamos disfrutar de sus beneficios.

PELO MOJADO: Este es mi caso. Soy de las personas que no puede vivir con el pelo húmedo, por lo que ni bien salgo de la ducha, cojo la secadora y elimino toda humedad de mi cabello. Sin embargo, debemos de tener en cuenta que el cabello mojado es mucho más sensible y quebradizo, por lo que debemos de evitar frotarlo al momento de secarlo y evitar el uso de secadoras y planchas, a menos que utilices previamente algún protector termal.  

EL PLUS: El acondicionador no es un shampoo desenredante. Deberás de usarlo solo de la mitad del cabello hasta las puntas, luego peinarlo y dejarlo actuar unos minutos. Además, ¿sabías que los salones prefieren hacer el lavado inverso? Es decir, aplicar el acondicionador primero y luego el shampoo. Dicen que el pelo queda más brillante. ¡Será cuestión de probar!


Fuente: Revista Marie Claire